El regreso a clases presenciales será posible gracias al salón híbrido

Últimas entradas de Gustavo Fernández de León (ver todo)

El tan esperado día ya tiene fecha: el inicio de clases presenciales 2021 ha sido marcado en el calendario escolar de la SEP para el 30 de agosto, aunque cada estado tiene facultades para ajustar el protocolo y decidir si acatan o no esa fecha. Mientras tanto, y ante un escenario con aumento de contagios, las instituciones educativas ya están trabajando para adecuar sus propias medidas sanitarias buscando proteger la salud de sus comunidades educativas.

Sin lugar a dudas, el regreso a clases presenciales ha generado todo tipo de debates. Por un lado, directivos, docentes y una buena cantidad de padres de familia se han pronunciado a favor de que niños y jóvenes regresen a la escuela.

La necesidad de volver a clases presenciales e interactuar con sus profesores y pares es imperante. Han sido muchos meses lejos de sus compañeros, de la convivencia diaria en el salón de clases y en los patios escolares.

Por otro lado, aún existe entre las autoridades escolares y otro sector de padres de familia, el miedo por la posibilidad latente de exponer la salud de toda la comunidad educativa y que esto pudiera disparar nuevamente los contagios. Por suerte, hoy tenemos a la tecnología de nuestro lado para hacer frente a esta situación, ya que nos permite llegar a todos los estudiantes y, al mismo tiempo, mantener el distanciamiento social con herramientas al alcance de todos.

La respuesta está en el salón híbrido

En esta pandemia nos hemos dado cuenta que la educación a distancia es una modalidad que llegó para quedarse. No obstante, para aprovecharla al máximo ante esta nueva realidad educativa, es necesario un cambio de paradigmas y contar con tecnología de punta.

Usar la tecnología existente y buscar herramientas que permitan a los profesores impartir sus clases, nos permite cuidar el distanciamiento social y, al mismo tiempo, evitar la deserción de los alumnos.

En un salón híbrido se combina la enseñanza presencial dentro del salón de clases con el aprendizaje a distancia. De esta forma, se evita la presencia de muchas personas en un espacio cerrado y se mantiene el distanciamiento necesario para resguardar la salud de la comunidad educativa.

Esta modalidad educativa permite a los docentes trabajar cómodamente en un ambiente en el que los alumnos podrán tomar clases tanto de forma presencial como virtual. Para lograrlo, los docentes cuentan dentro del salón de clases con herramientas tecnológicas que facilitan su movilidad a través de una cámara que le sigue por toda el aula, sin cables para micrófono y con interacción del pizarrón a través de una pantalla que es táctil.

El salón híbrido permite al profesor moverse libremente como lo hace de forma normal para que, su enseñanza sea natural. Mientras que todo lo que escribe, tanto en el pintarrón blanco tradicional como en la pantalla táctil, llega digitalmente a la pantalla de los alumnos que están tomando clases desde casa.

De esta forma es como las escuelas pueden estar listas ante un retorno gradual de alumnos, impartiendo clases virtuales y presenciales al mismo tiempo. Mientras una parte del grupo asiste presencialmente a la escuela, el resto se conecta desde casa y todos reciben la misma clase.

El regreso a clases en cualquiera de los casos será paulatino y escalonado. Las escuelas deberán estar prevenidas para recibir parcialmente alumnos físicamente y seguir atendiendo a otros desde sus casas. Por lo tanto, otra gran ventaja de los salones híbridos en este regreso a clases presenciales es que las y los docentes podrán trabajar cómodamente en un ambiente en el que todos sus alumnos (ya sea a distancia o presencialmente) disfruten al máximo cada clase.

¿Qué hay detrás de un salón híbrido?

La tecnología que permite funcionar a los salones híbridos, combina simultáneamente la enseñanza presencial dentro del salón de clases con el aprendizaje a distancia. De esta manera, algunos estudiantes siguen la clase de su profesor en el salón, mientras que otros lo hacen desde sus casas.

El equipo tecnológico utilizado en las clases híbridas de Colegio Eiffel es provista por Avit Soluciones. Entre las diferentes herramientas que esta empresa ofrece para los salones híbridos, está el Kaptivo. Un sensor que convierte la escritura natural del profesor en el pizarrón en una imagen digital que es transmitida directamente a la computadora de los alumnos que están en su casa y, al mismo tiempo, puede ser vista libremente por quienes están en el salón.

Además de este sensor, el equipo comprende una cámara inteligente que sigue al profesor mientras camina frente a su clase y otros sensores de audio que permiten escuchar nítidamente la clase a quienes están a distancia. Todos los elementos son equipos de última tecnología que facilitarán a los profesores la transmisión de la clase y brindar retroalimentación a cada uno de sus alumnos, acortando distancias y cuidando la salud de todos.

La implementación de un salón híbrido permite a las escuelas estar a la vanguardia educativa, no solo para fortalecer la educación a distancia, sino para los nuevos tiempos de la inminente educación híbrida y basada en plataformas.

Son muchos los beneficios que se desprenden de este modelo que combina la educación a distancia con el regreso a clases presenciales. Las clases híbridas tienen ventajas que van más allá del resguardo sanitario y el distanciamiento social, mismas que podrían perdurar en el futuro.

Dejar un comentario

1